22 de febrero de 2009

3 x 1 de Progresivo Experimental Instrumental

Russian Circles - Enter


01. Carpe
02. Micah
03. Death Rides a Horse
04. Enter
05. You Already Did0
06. New Macabre


Russian Circles es un trío oriundo de Chicago, formado por Mike Sullivan (guitarras), Dave Turncrantz (batería) y Brian Cook (bajo).
El estilo de la banda podría ser fácilmente comparado con otras agrupaciones como Isis y sus vecinos Pelican (dos bandas por demás esenciales y recomendables), siempre y cuando se caiga en el reduccionismo y la falta de profundidad en la escucha/observación de lo que Russian Circles intenta hacer. Quiero decir con esto que es esta una banda que, a pesar de transitar eventualmente los senderos más bastos del post rock instrumental, experimental y progresivo, es una banda que, gracias a sus melodías, homogeneidad, su tinte más bien metálico y a la vez, su capacidad para lograr que dentro de una misma pieza convivan las más variadas melodías y ambientes sin generarse conflicto alguno, y combinado todo esto con la más delicada técnica y un sonido realmente prolijo, en el que se deja ver un gran esfuerzo y dedicación.

Enter, del año 2006, es el primer disco larga duración de la banda. Como todo primer trabajo describe por medio de sus sonidos (más que nunca acá, tratándosede un álbum puramente instrumental), describe por medio de sus sonidos todas las características arriba referidas, las cuales hacen a la banda en si, a su esencia, convirtiéndola quizás en una de las bandas más prometedoras de estos géneros.


Scale The Summit - Monument


01. Shaping The Clouds
02. Wolves
03. Crossing The Ocean
04. Omni
05. Rode In On Horseback
06. Roof Of The World
07. Penguins In Flight
08. Holding Thunder


Scale The Summit es un cuarteto de formado en Texas, Estados Unidos, formada en el año 2004 por los jóvenes guitarristas Travis LeVrier y Chris Letchford. Con un espíritu jóven e innovador, el objetivo de la banda era claro y conciso: Crear un nuevo sonido que, sin dejar de lado la técnica y la complejidad melódica, pudiera ser accesible a todo tipo de oido. Es a partir de este objetivo común que los dos talentosos muchachos comienzan a desarrollar su obra.
En marzo del año 2005 se suma a la agrupación Pat Skeffington, baterista que con su gran técnica y habilidad suplementará al hasta ese momento duo convirtiéndose en una parte esencial de la música de la banda. En agosto del mismo año se suma el último miembro del grupo, el bajista Jordan Eberhardt, consumándose así lo que será la formación definitiva de un gran grupo de metal progresivo/experimental instrumental.
En cuanto al estilo propio del grupo, me atrevería a decir que estos muchachitos tejanos logran a la perfección su objetivo primero, ya que manteniendo el virtuosismo, una técnica impecable y una complejidad musical y melódica fuera de serie, de una matemática perfecta, logran piezas realmente accesibles, relativamente cortas, bien definidas y desarrolladas, y que se sostienen en el fondo en la base del metal más clásico a la vez que toman los elementos esenciales del rock progresivo más básico, logrando una amalgama muy interesante y más que recomendable.

Monument data del año 2007, siendo el primer trabajo de estudio de la banda. Con lo antedicho sobre la banda no hace falta describirlo ni dar más apreciaciones personales; pero sí se hace extremadamente necesario- más bien urgente- escucharlo.


K3 - Under A Spell


01. Under A Spell
02. Fear Of Death
03. Trapped
04. Persecution
05. Ritual
06. Path Of A Storm
07. Soul Of The Forest
08. Before Disaster
09.The End Of Evolution

K3, trio oriundo de Hungría es formada por János Kállai en 1995, con el objetivo de tocar/crear la música que le gustaba escuchar: rock instrumental. Así la banda comienza realizando, entre otras cosas, covers y versiones de canciones de Joe Satriani quien ejercerá una gran influencia, experiencia de por medio de la cual la banda irá poco a poco logrando el perfeccionamiento progresivo tanto de su técnica como en lo tocante a la composición, alejándose poco a poco del estilo Satriani, o mejor dicho, desarrollando un estilo propio, un estilo K3 en el cual se podrá escuchar por un lado rock/metal progresivo del más contundente, técnico y complejo, a la vez que se encontrará siempre presente una base, un trasfondo bien rockero, cortesía de los años de escucha y ejecución de las canciones del virtuoso de la guitarra.
Este estilo personal cuenta con un sonido realmente original, que por momentos se acerca a lo más crudo y pesado, de raices metaleras y distorcionadas, a la vez que las melodías principales son en general, a pesar de su agresividad y espontaneidad, dulces y suaves: una concepción muy difícil de explicar teóricamente, pero asumo que claramente reconocible al escuchar cada pieza.
Con estas características y siguiendo estos lineamientos nace en el año 2002 su primer disco de estudio, Above The World, si bien aun más cercano a sus raíces rockeras, contando con todos los gérmenes de lo que será la actualidad de la banda.

Es entonces en el año 2007 editan Under A Spell, disco en el cual la banda se anima finalmente a lanzar todo el progresivo que tiene adentro, quedando consumado el estilo K3 del que hablába más arriba.
Un disco con claras influencias tanto de Joe Satriani, Steve Vai y otros, pero también, de bandas netamente progresivas, como Dream Theater, y de otras más metaleras como Slayer, así como también de algunas que no sé cómo catalogar, como es el caso de Slipknot.
Un dato útil alr especto es que en este disco participa Jordan Rudess, tecladista de Dream Theater.
En consecuencia, Under A Spell se presenta como un disco variado y flexible, a la vez que homogeneo y definido, que permite más de una escucha consecutiva, a pesar de su energía y destacada agresividad. Un disco que sabe crear y destruir ambientes variados, y esto en el sentido más positivo: sabe cómo hacer una u otra cosa sin destruir por eso la obra completa, sabiendo saltar de un estilo a otro de manera casi imperceptible, o mejor dicho, logrando que el oyente se percate del salto sólo una vez que fue consumado.

Realmente recomendable. Especial para escuchar por la mañana, para comenzar el día con energía y empuje.

4 de febrero de 2009

Roger Waters - Amused To Death


01. The Ballad Of Bill Hubbard
02. What God Wants (Part 1)
03. Perfect Sense (Part 1)
04. Perfect Sense (Part 2)
05. The Bravery Of Being Out Of Range
06. Late Home Tonight (Part 1)
07. Late Home Tonight (Part 2)
08. Too Much Rope
09. What God Wants (Part 2)
10. What God Wants (Part 3)
11. Watching TV
12. Three Wishes
13. It's A Miracle
14. Amused To Death

¿Realmente hace falta hablar de Roger Waters? ¿Hace falta siquiera nombrarlo una vez más luego del título de esta publicación? Creo que no, peeeero, independientemente de que sea o no necesario, él se lo merece, se merece este homenaje, aunque sea por medio de una pequeña reseña de su vida y obra.

George Roger Waters nace en 6 de setiembre de 1943 en Great Bookham, Reino Unido, donde vivía junto a su madre y sus dos hermanos, John y Duncan. Su padre, Eric Fletcher Waters era maestro de educación física y religión, y era profundamente cristiano. Cuando murió, el 16 de febrero de 1944, en Anzio, Italia, cuando corriendo la 2da Guerra Mundial, los alemanes contraatacaron el área donde la Real Compañía C estaba acantonada, Roger tenía apenas 5 meses, y nunca llegó a conocerlo.
Al poco tiempo de la muerte de Eric Fletcher Waters, la familia se muda a Cambridge, donde viven con su madre. Según el mismo Roger "... Ella (su madre) no incentivó mi creatividad, Ella, no estaba interesada en música o el arte, solo le interesaba la política. Yo no tuve una infancia feliz, me escapaba de la escuela, sobre todo después que fui al colegio de gramática…"

Es durante esta época que conoce a Roger "Syd" Barret, con quien formará una gran amistad y junto a quien pasará toda su juventud emborrachándose, consumiendo drogas y conquistando chicas, y a quien todavía hoy considera su fuente primaria de inspiración.

Luego del colegio Roger estudia arquitectura en la Universidad de Cambridge. Fue mientras estudiaba en dicho establecimiento que uno de los directores de la carrera lo anima a llevar su guitarra para que tocara durante las clases dedicadas a tareas de diseño: Fue ese su primer sentimiento de animación, su primera motivación seria hacia la música. Si bien había tenido otros intentos de aprender a tocar la guitarra en su adolescencia, a Roger le había parecido una tarea muy difícil y la había abandonado: "era difícil, me dolían los dedos y lo encontré muy difícil... ", dice.
En el politécnico había un salón donde al parecer la gente gravitaba con sus instrumentos. Waters comenzó entonces a involucrarse en esos grupos, formando varias bandas con distintos nombres. Fue con la entrada de Syd Barret a una de esas formaciones que nació The Pink Floyd, que luego sería, simplemente, Pink Floyd. Aunque es recien con la llegada de Bob Close que la banda comienza a tomar forma, pasando Roger a la guitarra rítmica, y finalmente, al bajo.
A medida que la banda comienza a tener cierto renombre en el underground londinense, Roger comienza a percatarse de que, en realidad, la banda era realmente desastrosa: "... Nosotros dabamos risa. Eramos inútiles. No podíamos tocar en lo mas mínimo así que teníamos que hacer algo estúpido y experimental.". Esta situación, sumada al rápido deterioro mental de Syd Barret, hasta ahora líder de la banda, lleva a Waters a la decisión de expulsarlo de la banda y tomar él el rol de compositor principal, convirtiéndose progresivamente en el nuevo líder de Pink Floyd.

En este punto deberíamos hablar a fondo de Pink Floyd, pero no es el objetivo (y ya lo hicimos en otro lado). Así que vamos diréctamente al momento crítico.
en 1978 Waters presenta a la banda dos proyectos: The Wall y The Pros And Cons Of Hitchicking. Si bien ambos proyectos eran profundamente personales, la banda acepta grabar The Wall. pero a medida que la grabación avanza, las diferencias y peleas entre Roger Waters y Rick Wright se tornan cada vez más fuertes y la relación insostenible, por lo cual Roger amenaza con detener la grabación al menos que Rick se alejara del grupo. Ambos abandonan el grupo, pero Waters regresa una vez que Wright se ha alejado. Al mismo tiempo hay problemas entre Waters y David Gilmour. Queda claro que The Wall es un disco completamente personal e íntimo de Waters. Así bautiza al personaje Pink Floyd, identificándose con él. El disco sería un éxito, pero el fin era inexorable.
En 1983 Waters encara la grabación de lo que será su último disco en Pink Floyd: The Final Cut, para abandonar luego la banda y dedicarse de entero, y completamente alejado de sus ex compañeros, a su carrera solista.

Así, Waters edita su primer disco en solitario: el proyecto anteriormente ofrecido a los integrantes de Pink Floyd: The Pros And Cons Of Hitchicking, que podría, por su estilo, haber sido un disco de la banda. Pero ¿de qué Floyd? ¿el de The Final Cut? ¿El anterior?.
Entre varias peleas legales con los demás integrandes de Pink Floyd y con el manager del grupo, Waters continua su carrera solista, siendo convocado para grabar la banda sonora del film When The Wind Blows, de Rymondd Biggs, a la vez que continúa trabajando en lo que será su segundo disco solista: Radio KAOS, disco de tintes más bien pop, en el cual, a pesar de todo Waters no pierde su cinismo característico, que revitaliza su compromiso social, desde la ficción de una Radio ubicada en Los Angeles.
El 21 de julio de 1990 presenta The Wall Live In Berlin, grabación en vivo del mítico disco en la que participarán grandes artistas del momento: Scorpions, Bryan Adams, Sinead O´Connor entre otros. Show del cual dona todas las ganancias a la Leonard Cheshire´s Fund para desastres internacionales. De todas maneras, en esta presentación queda clara una cosa: si bien The Wall era su creación íntegra... no era lo mismo sin Pink Floyd, sin la verdadera Pink Floyd.

1992. Roger Waters comienza a entender que Pink Floyd es más, mucho más que Roger Waters. Y es justamente cuando el artista es capaz de reconocer esta situación el momento en que nace lo que será su obra maestra, lo mejor lejos en la carrera solista de Waters, comparable a sus mejores momentos en Pink Floyd. La vista del artista se aleja del espejo, su ego se diluye. Nace Amused To Death, obra en la cual Waters recorre una a una sus contradicciones, sus obsesiones, sus conflictos internos; obra en la cual busca entender el sentido, el perfecto sentido de todo lo que ocurre en el mundo; obra en la cual intenta comprender y explicar todo lo que ocurre. La guerra y la pérdida de su padre, al que nunca pudo conocer realmente, aun lo atormentan. Mientras tanto, la televisión muestra los levantamientos armados en distintas partes del mundo como si se tratara de un programa de chismes o un partido de basquetball.
Esta profunda incomprensión, manifestada en la más irónica explicación, en la más cruda queja, en la más sarcástica manifestación del perfecto sentido, son lo que hacen de este trabajo un trabajo una obra maestra, una obra brillante, una avalancha de sensaciones, de impulsos desbordados por la impotencia ante una maquinaria de idiotización sistemática.
Y cuenta para esta arriesgada obra con la participación, ni más ni menos, de la guitarra en manos de Jeff Beck quien, advertido de cuán necesario era David Gilmour para semejante obra, da todo de sí, dándo a la obra un toque único, como el que sólo él podría aportar.

En definitiva, este es un disco que no pasa desapercibido, como quizás si ocurrió con los primeros intentos solistas de Waters. Quizás conocidos, pero dejando una sensación de incompletud, de forzamiento. En este caso, contrariamente, nace un disco que surge de lo más profundo del ser del artista, quien, finalmente y luego de incontables luchas tanto internas como externas, consigo mismo, con los integrantes de Pink Floyd, con su manager, etc., puede ahora decir: Este es Roger Waters: cínico, electrizante, emocionante, sensible y profundo.

Hoy, si entramos al sitio oficial de Roger Waters, podemos leer, sobre un fondo de velas, un sensible mensaje/homenaje a quien fuera otro genio creador de Pink Floyd: Richard Wright.

3 de febrero de 2009

Twilight en Vivo! 7 de marzo 2009 en Unione & Benevolenza!


Sobre la banda.

Les informamos que el día 7 de marzo del corriente 2009, Twilight, excelente banda de heavy metal, se estará presentando, junto a Leonidas y Walyria en Unione & Benevolenza, cito en Perón 1372, Capital Federal, Buenos Aires, Argentina.

En esta ocasión, contando con un considerable éxito en el ámbiente, un excelente disco en grandes disquerías, y hasta con un fenomenal video en rotación (Katrina), la banda que ha secundado en más de una ocasión a grandes del género (Sonata Artica, Edguy, Angra, Avantasia, Symphony X, entre otros) recibe el nuevo año con otro enérgico show, en el que, según las malas lenguas, no faltarán las sorpresas.

Muy recomendable!

Fecha: 7 de Marzo del 2009
Horario: 19.30 hs puntual!
Lugar: Unione & Benevolenza (Perón 1372, Capital Federal, Buenos Aires, Argentina)
Entradas: $15 - Se pueden conseguir en BVM Records; Volumen 4, o enviando un e-mail a la casilla de la banda: twilightmetal@gmail.com.

Para más info:

1 de febrero de 2009

Opeth - Watershed (Special Edition)


01. Coil
02. Heir Aparent
03. The Lotus Eater
04. Burden
05. Porcelain Heart
06. Hessian Peel
07. Hex Omega

Bonus Tracks
08. Derelict Herds
09. Bridge Of Sights
10. Den Ständiga Resan

Acá la info sobre Opeth.

Una suerte vuelta las raíces.... a las raíces de Opeth, acá en cd-boxset. Digo esto porque la única vez que publicamos algo de esta gloriosa banda, fue aquel disco inusual de 2003, Damnation, en que la banda se alejaba completamente de sus usual estilo death metal, de voces guturales, y guitarras furiosamente distorcionadas, y, en cambio, se dedicaba a ejecutar canciones casi acústicas, melancólicas, más bien melódicas.

En este caso, entonces, volvemos un poco al origen de la banda, aunque, paradójicamente, esta vuelta al origen la hagamos mediante la presentación de su último disco de estudio, Watershed (2008).
Entonces, tenemos un disco en el cual vuelve el death metal, vuelve la distorción, vuelven los gritos desesperados, pero sin perder lo que hace a esta banda realmente grande: la capacidad de combinar estos elementos del metal más pesado con los del progresivo más elaborado y a la vez la habilidad de componer fascinantes y melancólicas baladas, como el caso de Burden, single de difusión del disco, y de donde surge la idea de poner, a partir de ahora, el énfasis en este tipo de composiciónes más tranquilas y emocionales, pero que nunca pierden la energía propia del grupo.

Es este un disco que muestra una real madurez de la banda, tanto en lo musical como en lo compositivo y así también en lo ejecutivo. Digo, si bien siempre se destacaron por su habilidad tanto musical como técnica, en esta nueva entrega de Opeth, esta capacidad se ve aun más perfeccionada, lo cual da al disco una solidez y uniformidad incluso más clara que en sus trabajos anteriores (en los metaleros, digo). Hasta antes de Watershed, personalmente, siempre me ha ocurrido que en algunas canciones de esta banda perdía el hilo conductor, hasta que, como por sorpresa, me daba cuenta de que todo volvía a donde debía estar, y volvía a reconocer la canción. Esto si bien muchas veces lo considero una virtud (digo, esto de estar en cualquier lado y súbitamente caer todos donde deben), a la vez puede marear y generar cierto desconcierto. En el caso de Watershed esto no ocurre: es un disco constante, integrado, homogeneo, con un claro hilo conductor a pesar de los múltiples cambios de ritmos, melodías, etc. Me atrevería a decir que es, hasta ahora, el disco más logrado en este nivel (el de la homogeneidad), aunque es cierto que algunas composiciones anteriores, como de Still Life (1999), o Blackwater Park (2001) son quizás más elaboradas y hasta quizás más atrapantes... hasta que se pierden (hasta que me pierdo).

Teniendo en cuenta todo esto diría que Watershed es un disco equilibrado, perfectametne equilibrado. Con la cantidad justa de metal, la cantidad justa de balada, canciones largas pero no tanto, progresivas pero no tanto, enérgicas pero no tanto. Un disco equilibrado, y emocionante, profundo y sensible. Un disco excelente.

En este caso les ofrecemos la edición especial que consta con tres canciones ausentes en el original.

Descargar (159.6 mb)

Related Posts with Thumbnails