19 de octubre de 2009

Solid Vision - The Hurricane


01. Ivan
02. The Hurricane
03. Spectrum
04. Will You Back Home
05. Panic
06. Train Of Mind
07. Confusion
08. Endless War
09. Shattered World

Solid Vision nace en Cagliari, Italia a principios de la década del 2000. Luego de la grabación y presentación de su disco If Only, los integranrtes de Magic Power (M.A.P.O.), deciden tomarse unas vacaciones creativas, con la intención de-cada uno por su lado- mejorar su técnica y tener la libertad suficiente para desarrollar sus propias ideas.

Brian Maillard (guitarra), Ricardo Atzeni (bajo) y Yan Maillard (batería), aprovechan este periodo sabático para dar forma a un trío que basará su conformación en la realización de diversos covers, sobre todo de metal progresivo, y más sobre todo todavía, de Dream Theater y derivados (Liquid Tension Experiment, por ejemplo). A esta primera formación del grupo, deciden llamarla Solid Session III (haciendo referencia, por un lado a la conformación del tipo sesionista y por el otro a la cantidad de miembros, III). Así es que completando el repertorio con versiones de Steve Vai, Gregg Bisonette, Rush, Lobotomis, y algunos fragmentos de temas de Metallica y Deep Purple (propuestos en un interesante Medley), realiza algunas presentaciones en vivo. Es luego de esta primera gira cuando deciden hacer más interesantes sus performances agregando al grupo un vocalista. El elegdido es Samuele Pintus, y el nombre cambia un a vez más: Solid Session IV.
Finalmente, es durante su tour 2002-2003, que un nuevo miembro es incorporado a la banda: Americo Rigoldi, tecladista de grandes capacidades. Es con esta última incorporación que la banda deja de lado los covers y versiones, para dar lugar al desarrollo y presentación al mundo de sus propias creaciones. Con este giro, viene entonces un nuevo cambio de nombre: ya no se trataba de un grupo de sesionistas, sino de una banda solidamente conformada, con una visión clara y concreta de su futuro y objetivos. Así, coherentemente con esta idea, conservan el Solid de su anterior nombre, al que agregan el término Vision (tomado en su doble perspectiva: 1. una fuerte determinación, y 2. la de un sueño que se vuelve realidad), haciendo la V (de Vision, claro) referencia, como en los casos anteriores, a la cantidad de personas que conforman el grupo.

Luego de varias presentaciones en vivo, entre las que se incluyeron presentaciones como banda soporte en fechas italianas de Helloween y Children Of Bodom, ya con varias canciones compuestas, la banda entra al estudio para lanzar después de unos meses su primer trabajo larga duracón: Eleven (11), número que hará referencia a diversas situaciones internas que han marcado el nacimiento de la banda. A partir de ese momento, el camino de Solid Vision solo conoce el éxito: por ejemplo, gracias a varias presentaciones de la banda, Ibanez incorpora a Brian Maillard y Ricardo Atzeni como endorsers de sus instrumentos.

Tan solo algunos meses después de la presentación de Eleven, la banda entra nuevamente al estudio, para comenzar con la grabación de lo que será su segundo (y gran) disco oficial.
The Hurricane sale a la venta en el año 2006 y tiene, efectivamente, la fuerza de un huracán. Es un disco realmente poderoso, sólido. Plagado de composiciones en las que se lee una completa, casi obsesiva, dedicación. Se trata en todos los casos de piezas muy trabajadas, pensadas, precisas. Es un trabajo más que correcto: De formidable producción y mezcla, de impecable y más que prolija ejecución y técnica, The Hurricane nos enfrenta con piezas que saben generar los más variados climas, con la capacidad de virar en una u otra dirección sin previo aviso, pero sin perdernos, logrando mantener en todo momento el hilo conductor que da al disco una particular integración, una destacable sensación de todo, de forma bien lograda, forma que cualquier teórico de la Gestalt envidiaría.

Desde el enérgico tema que da nombre al disco, pasando por el emotivo Will You Back Home, y hasta el épico cierre propuesto por Shattered World, la banda nos ofrece un trabajo más que aceptable, más que muy bueno, más que excepcional, bien integrado, con una indudable buena selección de canciones, todos elementos que ofrecen más de una razón para dedicar alguna que otra hora para la atenta y placentera escucha.

16 de octubre de 2009

Dream Theater - Black Clouds & Silver Linings [ Deluxe Collector's Edition Box Set ]



Disco 1: Black Clouds & Silver Linings
01. A Nigthmare To Remember
02. A Rite Of Passage
03. Wither
04. The Shattered Fortress
05. The Best Of Times
06. The Count Of Tuscany

Disco 2: Bonus Disc. Unovered 2008/2009
01. Stargazer [ Rainbow ]
02. Tenement Funster / Flick Of The Wrist / Lily Of The Valley [ Queen ]
03. Odyssey [ Dixie Dregs ]
04. Take Your Fingers Out Of My Hair [ Zebra ]
05. Lark's Tongues In Aspic [ King Crimson ]
06. To Tame A Land [ Iron Maiden ]

Disco 3: Bonus Disc. Instrumental Mixes
01. A Nigthmare To Remember (Instrumental)
02. A Rite Of Passage (Instrumental)
03. Wither (Instrumental)
04. The Shattered Fortress (Instrumental)
05. The Best Of Times (Instrumental)
06. The Count Of Tuscany (Instrumental)

Como ya lo habíamos adelantado hace algunos meses, el pasado 23 de junio Dream Theater, gran banda que a esta altura no necesita presentación, editó su décimo trabajo de estudio, Black Clouds & Silver Linings, que aquí les presentamos y revisamos.

¿Qué se puede decir de este nuevísimo lanzamiento de la banda? Mucho, en realidad... elogios, sobre todo, muchos elogios. En primera instancia, quiero decir que no estoy para nada de acuerdo con los muchos comentarios que he leído acerca de los dos discos anteriores (Octavarium y Systematic Chaos): no creo que sean para nada olvidables, de hecho, creo que son ambos grandes discos. Quiero darles una noticia: Images & Words y Awake, son grandísimos discos, pero fueron hace mucho tiempo, supérenlo: el progresivo progresa :).
Pero, esto no quiere decir que Black Clouds & Silver Linings no sea, a mi parecer, realmetne superior a aquellos trabajos.

Este nuevo trabajo de la banda, es algo realmente sorprendete sobre todo en comparación a lo que nos tenían acostumbrados.
Primero, no quiero dejar de destacar la labor, la EXCEPCIONAL labor del vocalista James Labrie. Creo que es moneda corriente escuchar/decir que el canadiense es el punto más flojo de Dream Theater (si es que Dream Theater tiene algún punto flojo). En el caso de este nuevo trabajo, lo que hace Labrie no tiene explicación, la palabra que voy a repetir y que queda a la perfección es: excepcional. En efecto, es una real excepción en comparación al resto de los discos, una excepción que no sé muy bien cómo explicar. Lo que sí puedo decir es que en este caso logra climas, sensaciones, transmitir emociones como nunca antes lo había hecho. Es el más agresivo, como también el más suave, el más oscuro y el más optimista. En todos los casos con una solidez y una firmeza que quizás nunca le habíamos escuchado. Para le quien le quede alguna duda, basta con escuchar su desempeño en el Medley de Queen, y especialmente en la sección de Lily Of The Valley. En cuanto al resto de la banda, impecables como siempre.

Lo mismo puede decirse de las composiciones: impecables, como siempre. Dream Thetaer es una agrupación que se caracteriza, sobre todo y además de por su precisión en la ejecución, en el extremo cuidado y delicadeza al momento de componer. Es una banda que no hace las cosas a la ligera, sino que pone tiempo, pone trabajo. No se apresura a terminar, sino que primero, se preocupan por empezar.
Pero, intentando hablar un poco de lo concreto del disco, se trata de piezas en general enérgicas, y bien integradas. Si buscamos un punto de comparación sería quizás aceptable remontarse al año 2003, con A Train Of Thought. Efectivamente, Black Clouds... recuerda a muchos de los elementos utilizados en ese disco: el tipo de sonido y distorsiones, el estilo general tirado hacia algo quizás más trash, el énfasis en las instrumentaciones agresivas, que rescatan el trasfondo heavy metal de la banda. Se trata también de pocas piezas, en su mayoría de larga duración, con temáticas concretas y desarrolladas tanto vocalmente como musicalmente. A este respecto no hace falta explicar la estructura de largas secciones instrumentales ni sus características.

Asi y todo, el disco da lugar también a dos piezas más bien tranquilas, hasta optimistas. Por un lado, la balada Wither, hermoso y melancólico tema por cierto, y por otro, a la preciosa The Best Of Times dedicada al recientemente fallecido padre del baterista Mike Portnoy (Ambas canciones incluidas en el Wither EP)

Finalmente, cómo lo habíamos adelanteado hace algunos meses, el disco viene en dos formatos: uno simple, con los nuevos temas, y una Deluxe Collector's Edition Box Set, de 3 discos. Esta última es la que aquí les ofrecemos. De todas maneras, les entregamos las 3 partes por separado, uds deciden.
El disco 1, es el nuevo trabajo en si
El disco 2, se trata de una serie de covers realizados por la banda, en estudio, en el correr de los años 2008 y 2009. Versiones MUY BUENAS todas ellas.
El disco 3, entrega las mezclas instrumentales del nuevo trabajo, con alguna que otra modificación de las versiones originales. Ideales para el karaoke (?).

13 de octubre de 2009

Pocupine Tree - The Incident


Disco 1
01. Occam's Razor
02. The Blind House
03. Great Expectations
04. Kneel And Disconect
05. Drawing The Line
06. The Incident
07. Your Unpleasant Family
08. The Yellow Windows Of The Evening Train
09. Time Flies
10. Degree Zero Of Liberty
11. Octane Twisted
12. The Sceance
13. Circle Of Maniacs
14. I Drive The Hearse

Disco 2
01. Flicker
02. Bonnie The Cat
03. Black Dahlia
04. Remember Me Lover

Había un cartel que decía “Policía – Incidente” y todo el mundo empezó a aminorar la marcha para ver lo que había sucedido. Más tarde se me ocurrió que ‘incidente’ es una palabra muy ajena a algo tan destructivo y traumático para las personas involucradas. Y entonces tuve la sensación de que el espíritu de alguien que había muerto en el accidente entró en mi coche y estaba sentado a mi lado.

Así explica escuetamente Steven Wilson, líder y fundador de Porcupine Tree, el concepto que puso en movimiento la creación de The Incident, disco más reciente de la banda: contar una serie de historias que, lejos de ser así, suelen ser tratadas de manera fría y lejana por los encargados de dar cuenta de ellas. En efecto, el tiempo, el correr de la vida, la pérdida, la mirada impotente de quien ve cómo se aleja un amor, la muerte, pueden ser simples incidentes desde la óptica del espectador, quien luego los relatará, pero... ¿qué hay de quien los vive? Es esta la idea que da consistencia al más reciente trabajo de la banda.

The Incident es uno de esos discos que desde antes de su misma salida a la venta, se encuentran, gracias a una metafísica intuición (o quizás a la más cotidiana experiencia), destinados a ser grandes, a dejar una marca en la historia.
Compuesto por un único tema, separado cuidadosamente en 14 partes interdependientes (disco 1), es una obra que promete y cumple: Primero, porque no es ninguna sorpresa que la banda princeps de Wilson nos entregue trabajos impecables, intachables, sin lugar a la duda excepcionales por donde se los mire: sea en lo técnico, en lo relativo a la composición, a la ejecución, a la mezcla, edición, etc.
Pero, por otro lado, y a pesar de las aparentes contradicciones, se trata de una banda que en todos los casos, sabe ir más allá de las expectativas mismas que genera: Siempre sabemos que nos dará un gran trabajo... pero también que nos sorprenderá, y no es esta la excepción. Si hay algo en lo que se le puede decir monótona, es en su continua capacidad para ser excepción.

Nos encontramos en este caso con un disco que reactualiza, de manera renovadora, todo lo que la banda nos ha entregado a lo largo de los años. The Incident es un disco profundo y oscuro, que no pierde en tinte cínico que caracteriza a las diversas creaciones de Wilson, pero que agrega una crudeza que se manifiesta no solo en las melodías o en la poética de las canciones, sino también en un sonido quizás decididamente más duro, agresivo y calculadamente desprolijo: Características que no encuentran problema al momento de definir y transmitir, justamente, la idea que da tema al disco. Sin perder por todo esto el clásico contraste con secciones acústicas, de voces limpias y bien definidas. En este sentido podría quizás encontrarse alguna analogía con el último trabajo solista de SW, Insurgentes, recientemente revisado en este mismo blog... aunque sin dejar de ser un trabajo completamente nuevo, original, digno de excesivas- casi obsesivas- escuchas.
Finalmente, y como si fuera poco, nos encontramos con un segundo disco, en el cual se desarrollan 4 canciones independientes, pero que, curiosamente, a pesar de funcionar por si mismas sin problema, se acoplan facilmente, desde la primera escucha, al conjunto propuesto por The Incident.

En definitiva, aunque no haga falta aclararlo, se trata de de un disco, una vez más, sin precedentes, el que los invitamos a escuchar con gran regocijo y alegría. Que lo disfruten!

Related Posts with Thumbnails