25 de mayo de 2008

William Gray - Living Fossils

01. Intro
02. Darkest Side
03. Prossesion I
04. Fading Points
05. Broken Minstrel
06. Instrospection
07. Urban Battle I
08. Eye In The Hole
09. Dragonfly
10. Sadness
11. Urban Battle II
12. Interludio
13. Urban Battle III
14. Prossesion II
15. Awareness

Bonus Track
16. Urban Battle I (Tango Version)

William Gray es otra de las bandas que conocí sorpresivamente en el Conceptuarg 2008, hace unas cuantas semanas. ¿Qué puedo decir de esta formación? Realmente poco y nada: primero, porque es una banda completamente nueva para mí, y segundo, porque no tiene una real existencia como "banda". Entonces, estaba pensando qué carajos decir al respecto, y llegué a la conslusión de que la mejor manera de explicar de qué trata todo esto, de dónde viene, y hacia dónde va, la mejor manera era saberlo a través de las palabras de su mismísimo creador, el guitarrista, vocalista y compositor argentino Sebastián Medina.

"William Gray surge a partir del proyecto solista "Living Fossils", grabado en forma independiente por músicos invitados. Entre ellos, integrantes de la orquesta académica del Teatro Colón, del coro de la Facultad de Ingeniería (UBA) y de Cámara 31, Pez, La Rockafonica, The Sheppers, y de la Orquesta típica El Astillero (tango). La masterización estuvo a cargo de Mario Breuer. Actualmente cuenta con una formación estable de 10 músicos. En la música de William Gray se entrecruzan el rock contemporáneo, pasajes clásicos, tango y ciertos elementos del folklore argentino. La propuesta en vivo del grupo es el de una ópera rock audiovisual en la que la proyección de las imágenes disputan protagonismo con el desempeño musical, generando así la banda sonora de una historia fantástica."

Ahora, desde mi visión (o audición) de oyente, les puedo decir que Living Fossils, disco que acá les acerco, es realmente una enfermedad, una adicción. Es un disco que a partir del momento lo escuché en vivo no pude contener las ganas de poseerlo (ahora que lo pienso, en el Conceptuarg 2008 gasté mucha guita ¬¬). Un disco que es realmente una obra maestra plagada de climas de los más variados y de lo mejor logrados, y que recorre una inmenza variedad de estilos, en los que se puede reconocer la muy bien utilizada influencia de bandas como Porcupine Tree, Tool, King Crimson, Yes, Emerslon, Lake & Palmer, Pink Floyd (etc.), a la vez que se codea con algunos de los artístas más representativos del ambiente nacional, como es el caso de Astor Piazzolla, claramente citado en la versión tanguera de Urban Battle I.
Profundizando un poco más en la temática del disco, se trata de una obra conceptual, una Opera Rock, relatada integramente en inglés, que transcurre en la Ciudad de Buenos Aires, y es protagonizada por Virgilio, un hombre que a partir de una inocente deambulación por su ciudad natal, queda incerto en un extraño viaje en el cual los límites entre locura y lucidez se tornan completamente confusos; descubriendo ante los ojos del protagonista un destino inesperado en el cual contará con aliados inesperados, esos que, a decir del autor "marginados en la actualidad, le dan su identidad a la Buenos Aires ya perdida."

17 de mayo de 2008

Zakk Wylde - Book Of Shadows


01. Between Heaven And Hell
02. Sold My Soul
03. Road Back Home
04. Way Beyond Empty
05. Throwin' It All Away
06. What You're Look'n For
07. Dead As Yesterday
08. Too Numb To Cry
09. Things You Do, The
10. 1,000,000 Miles Away
11. I Thank You Child

Jeffery Phillip Wielandt, mejor conocido como Zakk Wylde, es hoy en día uno de los más reconocidos y destacados guitarristas de la escena del heavy metal internacional, siendo considerado como uno de los mejores guitarristas de la actualidad.
Según cuenta la historia, su afición por la guitarra fue temprana. Ya a los 8 años comenzó a experimentar con el versatil instrumento, para abandonar al poco tiempo por "falta de interés". Parece ser que a eso de los 14 años su interés volvió a nacer, al punto de que, luego de algún tiempo de "autodidacto", decidió estudiar guitarra clásica. Para esta época, Zakk formaba su primer grupo, Stone Henge, donde, como a la manera de un oráculo, se dedicaba a tocar temas de Ozzy Osbourne y Black Sabbath.
En 1985 comienza a tocar en otra banda, Zyris, como reemplazo del guitarrista anterior. Es en esa época que que empieza a llamarse a sí mismo Zakari Wyland, nombre tomado de un personaje de la serie Lost In Space. Si bien Zyris, además de algunos covers, tenía temas propios, la banda no parecía tener futuro... y no lo tuvo... aunque sí Zakk. Justo para esa época el Sr. Ozzy Osbourne buscaba reemplazante para el recientemente fallecido Randy Rhoads, y fue durante un concierto de Zyris, que dos reconocidos fotógrafos del ambiente, impresionados por la destreza del jóven Zakk, lo animan a presentarse en las audiciones para formar parte de la "Ozzy Osbourne Band" (?). El resto es historia: Fue, tocó, sorprendió. Al poco tiempo, Sharon, esposa y manager del gigante del metal, se contactó con Zakk para ofrecerle unirse a la agrupación. Obviamente, Zakk dijo que sí.

Acá podríamos parar, y decir entonces que Zakk Wylde es el guitarrista de Ozzy Osbourne. Peeero, esto no termina acá. Este muchachito de perfil metalero-motoquero, ha sabido, por otro lado, desempeñarse más que bien en otros estilos musicales, que le han valido también un gran renombre a sus proyectos paralelos. Por un lado, podemos nombrar Pride & Glory, proyecto completamente volcado al más neto blues, del que sólo existe un disco homónimo. Zakk cuenta también con su propio proyecto heavymetalero, Black Label Society, banda que también es imperdonable perderse, y a la que más tiempo le dedicó el artista.
Pero no hablaré de ninguna de esas dos agrupaciones.

En este caso, lo que les traigo es un proyecto que lleva como nombre, ni más ni menos que Zakk Wylde. Como imaginarán, es un trabajo solista.
El único y espectacular disco como solista es lanzado a la venta en elaño 1996, llevando por nombre Book Of Shadows, trayéndonos una perspectiva inesperada pero más que agradable de este ícono del metal.
Book Of Shadows es un disco personal e íntimo, que está conformado, para sorpresa de muchos, con composiciones que, aunque cuentan con el acompañamiento de algunos enchufes, son básicamente acústicas y melódicas, y en muchos casos, hasta con el acompañamiento de alguna armónica. Así, este fenómeno de las 6 cuerdas logra traernos un disco de basamento acústico, plagado de climas emotivos y a la vez oscuros, pero que de alguna manera no deja de ser rockero y, me atravería a decir, metalero.
Las composiciones del disco cuentan en general con un un gran contenido emocional, tanto en lo músical como en su contenido lírico, referido en su mayoría a amores fallidos (o quizás sea uno sólo lo suficiéntemente fuerte, eso no lo sé). Así, son letras y músicas que invitan a comprender rápida y crudamente los sentimientos y emociones que se mueven por el pecho del compositor, transportando al oyente al momento mismo en que fueron escritas, como si el sentir se encontrara a flor de piel aun para quien más lejano se encuentre a esta situación (o sea, nadie).

Tal como el nombre del disco lo indica, es un libro de las sombras. Una suerte de diario en el que Zakk Wylde se permite volcar sus más oscuros y hondos sentimientos, quizás como una simple descarga, quizás como un repetitivo intento de salir de una calamitosa rueda de sentimientos revueltos, desordenados y perturbadores.

No es mala onda, pero si vas a seguir haciendo estos discos, por favor, seguí sufriendo Zakk! es productivo!

4 de mayo de 2008

Clive Nolan & Oliver Wakeman - Jabberwocky


01. Overture
02. Coming To Town
03. Dangerous World
04. The Forest
05. A Glimmer Of Light
06. Shadows
07. Enlightenment
08. Dancing Water
09. The Burgundy Rose
10. The Mission
11. Call To Arms
12. Finale

Clive Nolan y Oliver Wakeman son dos nombres de los más reconocidos y destacados en el ambiente del rock progresivo y sinfónico, más bien under. Y hasta quizás suene a falta de respeto intentar una pequeña reseña, o más bien ubicación histórico-contextual de estos dos capos de las teclas. Pero probablemente sea realmente una falta de respeto no hacerlo, ya que el objetivo de este blog, aparte de compartir, es ampliar horizontes, y esto implica dar a conocer cosas que por más que sean naturales para muchos, no lo son para otros (diría para la mayoría). Entonces, intentaré una breve reseña al respecto.

En cuanto a Clive Nolan, es un músico, compositor y productor de origen británico, miembro fundador de algunós de los grupos más representativos en materia de rock progresivo y sinfónico inglés, y más específicamente del sub-género denominado neo-progresivo, dentro del cual ha sido el genio ideador de bandas como Pendragon, Arena, Casino y Caamora, así como también de otras agrupaciones algo más desenfocadas del género, pero que nunca dejan de recordarlo, como fue caso de Strangers On A Train o Shadowland (que no es The Shadowland). También ha colaborado como invitado, cómo músico, como productor, o como ambas, en incontables discos y proyectos aislados paralelos a sus bandas a tiempo completo.
Cuenta con un estilo realmente único e ingualable, que se deja ver no solo en su manera de tocar, sino sobre todo en sus inconfundibles composiciones, a las que les imprime un sello franca y claramente reconocible de inmediato. Teniendo en cuenta todos estos datos, háganse solos la película.

En cuanto a Oliver Wakeman, además de ser un fenomenal tecladista, cuenta con el dato genético de ser el primer hijo del legendario tecladista de Yes, Rick Wakeman, de quien evidentemente heredó su talento y amor por la música (sobre todo por el género que nos compete) y en especial por las teclas.
Colaboró en varios proyectos de reconocidas bandas del género, como Ayreon y Starcastle, donde se desempeña uno de los tecladistas a tiempo completo de la banda.
A su vez, cuenta con un trabajo solista en el que obtuvo la colaboración del mismísimo Steve Howe, guitarrista y viejo compañero y amigo de su padre en la agrupación Yes, siendo invitado en el tour en el cual dicha banda festejará su 40 aniversario.

Ahora, vamos al disco: Jabberwocky. No me alcanzan las palabras (o será no las conozco) para expresar lo espectacular, fenomenal, fantástico, groso que me parece este disco.
Tomando como punto de partida un poema de Lewis Carrol, introducido por el autor en su Alicia, a través del espejo, y contando también con la colaboración de numerosos músicos invitados y de gran renombre, como Peter Banks (Genesis) en batería, Ian Salmon (Shadowland, Janison Edge) en guitarra y Tracy Hitchings' (Quasar, Gandalf, Strangers On A Train, Landmarq) en voz, y con nada más y nada menos que Rick Wakeman (Yes) en el papel de narrador, estos dos muchachitos han logrado una verdadera obra maestra del rock sinfónico progresivo.
Es de destacar el trabajo y énfasis puesto en las melodías y secciones instrumentales: enérgicas y oscuras, con el toque justo de dramatismo, y el toque justo de alegría y regocijo. Climas de los más variados, pasando de un salto de momentos de tensión realmente angustiante, a melodías plagadas de alegría y felicidad. Todo esto acompañado, obviamente, por largas secciones instrumentales donde el teclado será el protagonista, pero siempre en la justa medida, y sin dejar de lado al resto delos instrumentos, igual de importantes e igual de elaborados.
Por otro lado, Nolan con su característico estilo neo-progresivo, y Wakeman, mamando todo el progresivo sinfónico derramado por su querido padre, logran una combinación realmente única e imprevisible.

Este es un trabajo que va a dejar con la boca abierta a más de uno. Y no voy a seguir porque de tanto elogio la reseña se está tornando ridícula. Mejor dejo que sean uds. los que confirmen o refuten mis palabras al respecto.

1 de mayo de 2008

VA - Guitar Battle


01. Train Kept A Rollin'
02. Something
03. Memphis
04. Purple Rain
05. Mambo King
06. Birdland

Hace varios días que este disco está listo para ser publicado en el blog ¿Qué me frenaba? Bueno, aparte de que ando con muy poco tiempo (y por eso ando posteando menos), se me complicaba al momento de reseñarlo ¿por qué? porque no hay reseña específica posible. Y cuando digo específica me refiero a que no hay una historia reloca para contar acerca de la banda, ni curiosidades metafísicas que hagan del álbum algo mejor aun.
Bien, hoy me di cuenta de que con explicar de qué se trata pocas palabras, adozando a esta explicación tan solo la serie de nombres que llevan a cabo este precioso trabajo, era suficiente.

Sin más preámbulos, como bien lo dice el nombre del artista del disco (VA, Various Artists, Varios Artistas Rejuntaos') estamos hablando de un rejunte. Como también lo sugiere el título, se trata de guitarristas, y, encima, de una guerra, una batalla entre guitarristas ¿no alcanza? Bien: George Lynch, John Petrucci, Prashant Aswani, Andy Timmons, Brad Gillis, Al Pitrelli, Steve Morse y Michael Lee Firkins se agarran a las patadas, o mejor dicho, a los guitarrazos, realizando espléndidas versiones de algunos de los temas más representativos de la historia del rock, jazz y blues, entre otros géneros, siendo en todos los casos la guitarra (literalmente de la mano del guitarrista) la protagonista. El resultado, predecible, pero a la buena usansa: UN EPECTÁCULO', como diría algún tachero que conocí por ahí.

Sin más, los invito a disfrutar de este multi-homenaje a distintos artistas, pero, sobre todo, a un instrumento que nos ha dado taaaantas satisfacciones (y a veces también tantos dolores de cabeza)

Related Posts with Thumbnails