7 de enero de 2010

Ephrat - No One's Words


01. The Show
02. Haze
03. Better Than Anything
04. Blocked
05. The Sum Of Damage Done
06. Real

Omer Ephrat- mejor conocido como simplemente Ephrat- es un multinstrumentista y compositor israelí que ha dado que hablar en el último tiempo. Y no es para menos, con el pedazo de disco que ideó, grabó, editó y sacó a la venta... y no es casual que el disco haya sido mezclado por el mismísimo Steven Wilson (Porcupine Tree)... digo: eso, lo sabemos, es sello de excelente calidad. Pero empecemos por el principio.
Como ya hemos dicho, Omer Ephrat es un jóven y talentoso músico nacido en Israel. Pero decir esto es poco: cuando decimos "talentoso músico", queremos decir "sorprendente multinstrumentista y compositor", y cuando decimos "sorprendente multinstrumentista y compositor", queremos decir que además de ser un gran compositor (como lo podrán comprobar al escuchar el disco), ejecuta a la perfección la flauta, la guitarra y el teclado. Pero esto sigue siendo poco. Queremos decir que Ephrat es un compositor capaz de integrar a la perfección elementos del metal progresivo con otros más clásicos del género, a la vez que todo su material habla de su cultura, de su vida, de su historia. En efecto, la música de Omer Ephrat busca, ante todo, ser un fiel retrato de la etnia que lo vio nacer y crecer, añadiendo a esta expresión de sus raíces los elementos del progresivo más delicado, y no al revés.
En este contexto, encontramos las más variadas influencias: Metallica, Led Zeppelin, Mr. Bungle, The Alan Parson s Project, Alanis Morissette, The Beatles, Gentle Giant, Dream Theater, Tool, Soundgarden, Air, Deep Purple, ELP, Jethro Tull, King Crimson, Megadeth, Pink Floyd, Queen, Alice in Chains, Porcupine Tree, Ozric Tentacles, Rush, Yes, entre otros.

Pero Ephrat no siempre fue el nombre de una banda. De hecho, el proyecto, no nació como banda. Cuenta el mismo Omer que al principio su música no era más que eso, música; y el único sujeto de esa música era él y nadie más que él. Todo esto cambió cuando la barita mágica de Steven Wilson tocó a este erudito. Las cosas comenzaron a armarse, el proyecto comenzó a tomar forma, y luego de dos años de intenso trabajo Omer decidió formar una banda, lo que se dice una banda, con miembros, aparte de él. Es así que la banda que tomaría el nombre mismo de su corazón, Ephrat, tomó finalmente forma concreta: Omer Ephrat (guitarra, teclados y flauta), Lior Seker (voz), Gili Rosenberg (bajo) y Tomer Z (batería).

Con contrato firmado con el sello InsideOut Music, todo llevaría dos largos años de árduo trabajo: composición, grabación, arreglos, formación de la banda, mezcla, edición y salida a la venta. Dos años que realmente han valido la pena.

No One's Words
sería el nombre del primer (y hasta ahora único) trabajo de la jóven banda, lanzado en el 2008. Disco que desde la primera escucha me ha dejado atónico.
Se trata de un trabajo realmente especial, cuidado, delicado, donde se ve trabajo, mucho trabajo. Tanto en lo estrictamente compositivo como en el resto de los aspectos. Se trata de un disco que hace reminiscencia de muchos estilos, muchos en uno o uno en muchos, como uds lo prefieran. Es un disco que saben llevar al oyente, expectante, por los desfiladeros de alguna historia lejana en un momento, para traerlo de un tirón a la realidad de nuestros días en otro, y convertirlo en su protagonista, y siendo un espectador aereo a los pocos segundos. Sueno incoherente, aparentemente incoherente: Es esta suerte de incoherencia aparente la que guía a todo el disco. Digo aparente, porque a medida que los minutos pasan, el oyente descubre un sutil hilo conductor que lo hace perderse por completo en las melodías, en las voces, en las instrumentaciones, por momentos irónicas y oscuras, por momentos alegres y satíricas. Pero siempre en el paraíso... en alguno, el que el oyente elija.

Como toque final, como frutilla del postre, este gran trabajo cuenta (aparte de SW en la mezcla) con dos grandes artistas invitados, grandes vocalistas: Daniel Gildenlow (Pain of Salvation), y Petronella Nettermalm (Paatos) ¿Qué tul, eh?

Lo único que me queda por decir es una confesión: correré ahora a releer todo lo que escribí arriba, a ver si tiene algún sentido. Ustedes, por su parte, disfruten de este gran trabajo, e intenten no prestarme demasiada atención.

0 comentarios:

Related Posts with Thumbnails