29 de mayo de 2013

Stratovarius en Groove: aquellos días felices

Por Víctor Spinelli, para Rock.com.ar

La banda finlandesa de power metal volvió a la Argentina para presentar ‘Nemesis’, su disco más reciente, editado en febrero de 2013.

Stratovaris. Timo Kotipelto | Foto: Victor Spinelli - www.rockenfotos.com.ar

Desde su formación a mediados de los 80s ha pasado mucho tiempo y, con el tiempo, lo esperable: cambios, cristalizaciones, avances, retrocesos, éxitos y fracasos. Pero si hay algo indiscutible es que hoy, a casi 30 años de su formación, Stratovarius sigue ostentando la corona de los Reyes del power metal mundial.

Liderada hoy por el inoxidable y eterno Timo Kotipelto, y completada por Jens Johansson (teclados), Lauri Porra (bajo), Matias Kupiainen (guitarra) y, el más nuevo, Rolf Pilve (batería), la banda se muestra mejor y más consolidada que nunca.

El pasado 22 de mayo el quinteto nórdico volvió a nuestro páis para presentar su disco número 17, ‘Nemesis’, en Groove. La noche contó además con shows de las locales Thabu, Espada Esmeralda, Preludio Ancestral, y Abeydon.

Stratovarius subió a escena alrededor de las 22 para romper el silencio con la misma que abre el disco más nuevo, promesa de un show explosivo: ‘Abandon’. Desde ahí, power metal de la vieja escuela, como el que sólo Strato puede darse el lujo de ofrecer.

‘Speed of Light’, ‘Halcyon Days’, ‘Eternity’, ‘Dragons’, serían algunos de los que pasarían antes de que el rookie del grupo, Rolf Pilve, tuviera sus minutos de fama con un bestial sólo que encajaría casi mágicamente con ‘Eagleheart’. Seguiría entonces otro de la nueva placa, el melódico y a la vez poderoso ‘Fantasy’ y luego el franco powermetal ‘Destiny’.

El excéntrico y virtuoso bajista Lauri Porra sorprendió entonces a la audiencia con un sólo que incluyó un insólito – e increíblemente interpretado – fragmento del clásico tango de Gardel y Le Pera, Por una cabeza. Y ahí nomás, como si nada hubiese ocurrido, más metal, y una ovación potenciada probablemente por el arranque popular cuando inmediatamente sonó ‘Distant Skies’.

Stratovarius | Foto: Víctor Spinelli - www.rockenfotos.com.ar
Como suele ocurrir, los clásicos quedan para lo último. Además de varias canciones en esa categoría, la formación misma de Stratovarius cuenta con un verdadero clásico en sus filas: el tecladista Jens Johansson tendría también su merecido espacio en el catálogo de demostraciones. Su genial y sentido sólo de teclados aterrizaría en las primeras notas de ‘Black Diamond’, para cerrar parcialmente el encuentro.

A la vuelta, el primero de los bises arrancaría con la única balada de la noche: ‘If The Story Is Over’, y culminaría con dos más antiguos: ‘Against The Wind’ – de Fourth Dimension (1995), primera placa con Kotipelto -, y ‘Paradise’, incluído en Visions.

En la segunda vuelta sonarían dos más: ‘Unbreakable’, primer single del disco de 2013 y otra que, en su momento, el ex guitarrista de la banda Timo Tolkki definió como una canción esperanzadora, que dice que ‘todo puede ir mal, pero no hay que perder la esperanza’: Intervenida por una extensa, carismática y hasta cómica interacción con el público, en la que Kotipelto & amigos hicieron eco de la pica - en todo – con otros países de la región (“Estuvimos en un pequeño, pequeñísimo pueblo llamado San Pablo ¿lo conocen? Allí la gente canta muy fuerte”), para motivar al público a poner sobre la mesa toda su pasión en los últimos estribillos del mega clásico: ‘Hunting the High and Low’.

Y así, sin más que todo lo que tienen para dar, contentos, emocionados, satisfechos, irrompibles, Stratovarius pasaba una vez más por Argentina. Y quedó claro: aunque nada reste ya de los que, en 1984, iniciaron la cruzada bajo el nombre de ‘Black Water’, el espíritu sigue vivo, cada día más vivo.

Publicado originalmente en www.rock.com.ar

0 comentarios:

Related Posts with Thumbnails