29 de enero de 2009

Neil Zaza - When Gravity Fails


01. Something Anything
02. Purple Plush
03. Cinematie
04. In My Dreams
05. Bleed
06. Celestine
07. Danza Della Notta
08. Heavyoeity
09. My Only Son
10. The Dearest
11. Ultra
12. The Awakening
13. Before The Throne

Personalmente, Neil Zaza es una de las sorpresas más agradables que he tenido en los últimos tiempos (con esto me refiero a que lo descubrí hace muy poco, por pura casualidad. Sin embargo, la carrera de este muchacho data de varios años atrás, casi 20 años atrás)

Oriundo de Northfield, Ohio (USA), Za comienza a tocar la guitarra a la tierna edad de 10 años, para dedicarse luego al estudio de la guitarra clásica. Ya crecidito comienza a impartir clases de guitarra, y para 1987 forma su primera banda, Zaza, agrupación que, a pesar de un gran y repentino éxito, se diluye al poco tiempo. Momento en el que Neil comienza su fructífera carrera solista.

En 1992 lanza su primer álbum solista, Two Hands, One Heart, con el cual se vuelve instantáneamente, según pude enterarme, en la nueva sensación guitarrera, un nuevo guitar hero hacia el cual todos los entendidos orientarán su mirada. Ya en este trabajo comienza a delinearse lo que será un estilo único, una técnica implecable y un corazón de oro.
Para 1993 Zaza edita su segundo trabajo Thrills and Chills, que sigue el mismo camino del éxito. Su habilidad musical llevan a que ese mismo año sea invitado como solista en una presentación junto a la Hartford Symphony Orchestra, para la ejecución de piezas como 1492 y West Side Story.
A pesarde todos estos datos, es recién en 1997 cuando Zaza alcanza el estrellato, el renombre de los grandes de la guitarra, con I'm Alright, single incluido en su tercer disco solista, Sing. Canción que además de generar sensaciones sumamente positivas, de tener una melodía inexorablemente inolvidable, y a pesar de, gracias a estas dos cuestiones, ser aparenentemente una pieza simple y fácil de ejecutar, requiere de una técnica y un feeling extremadamente bien desarrollados, a la vez que (y esto resulte quizás obvio) de una capacidad compositiva, de introspección, de expresión realmente importante. Una de esos temas que hablan básicamente del autoconocimiento, del autoexamen, de la autocrítica, y, finalmente y derivado de todo ello, de la satisfacción. A partir de este momento la carrera de Zaza no puede ir más que en subida, una fácil aunque merercida subida.
Su cuarto disco, Staring At The Sun es la prueba más inmediata de este hecho, que lo llevó, por otra parte, a participar de varias compilaciones y homenajes, como es el caso de Warmth In The Wilderness. Vol II, en el que se rinde tributo al más grande: Jason Becker.
Pero, siguiendo con los trabajos solistas, en el año 2002 son editados los dos volúmenes de One Silent Night..., disco dedicado a la ejecución de canciones navideñas (o que al menos emulan el estilo), y que dará más de una satisfacción al gran artista, siendo uno de los discos más queridos por él mismo, y que ejecuta más de una vez en vivo.

Llegamos entonces al año 2006. Zaza es ya un grande de la guitarra, un virtuoso, una referencia obligada. Por ende goza no solo de renombre, sino de la amistad de otros grandes músicos, esos que cada uno de nosotros quisiera conocer y poder sentarse a tomar una cerveza con ellos. En este contexto amistoso/profesional/artístico, lanza When Gravity Fails, disco que, además de ser una obra maestra del rock instrumental, cuenta con la participación de artistas realmente grandes, nombres realmente importantes: Peter Frampton, Jordan Rudess, Steve Smith, Ros Valory, entre otros, acompañarán a Zaza en este nuevo viaje al más allá.

When Gravity Fails
se pasa. Zaza se pasa (y sin esfuerzo, me salió un verso (?).
Todo lo arriba referido acerca del artista está puesto en este disco de manera enfática, destacando cada una de sus virtudes, tanto en lo compositivo como en lo referente a la ejecución, tanto en lo relativo a la técnica como en lo tocante al corazón, al feeling. Este es un disco que hace, tema a tema, referencia directa, sin vueltas al nombre mismo de cada pieza, lo cual no siempre es fácil de lograr ni de encontrar en el rock instrumental. Con esto quiero decir que canciones como Bleed, hacen entender la sensación de un corazón que sangra, In My Dreams es un sueño, Something Anything es algo de lo que sea, pero algo que puja por hacerse reconocer, aunque aun no sepa muy bien cómo. Así es como se va destacando una habilidad envidiable del artista para la expresión, para la manifestación mediante simples sonidos de cada una de sus mas profundas sensaciones, sean estas las mas felices o las mas desafortunadas, sean estas las mas claras como las mas confusas. Sea la que sea... pero siempre siendo alguna.

Y este es el momento en que se hace necesario dejar de hablar, y permitir que la música haga el resto.

0 comentarios:

Related Posts with Thumbnails