22 de febrero de 2008

Pulsar - Pollen


01. Pulsar
02. Apraisement
03. I. Puzzle, II. Omen
04. Le Cheval De Syllogie
05. Pollen

Pulsar nace en Francia a principios-mediados de la década de los 70', y por su estilo, muy ligado al rock progresivo sinfónico de la época, pero con un amplio uso de sonidos ambientales y atmosférico/espaciales, muchos strings y sintetizadores, ha sido- en su momento- comparada con Pink Floyd, llegando a ser bautizada por algunos como el Pink Floyd francés.
Me atrevería a decir que Pulsar es lo mejor y más grande que dio el rock progresivo francés, idea que no es sin razón. De todo lo que hasta el momento pude escuchar de la escena progresiva de dicho país, Pulsar es definitivamente la banda más completa y compleja. Cuando hablo de completud, me refiero no a que lo tienen todo, ya que si así fueran no se la podría catalogar en ningún estilo, ni siquiera en todos, sino que me refiero a que es una banda que sabe poner la cantidad exacta, ni más, ni menos de cada ingrediente. De más está decir, que siempre utiliza ingredientes de primerísima calidad. Así, por ejemplo, los sonidos espaciales a partir de teclados y sintetizadores son una característica de la banda: todos sus temas están llenos de de sonidos espaciales, teclados y sintetizadores: tienen un montón... pero no demasiado. Y eso ocurre con todos los elementos. Mucho, pero no demasiado. Siempre de primera calidad, pero sabiendo detener su ego allí donde seguir adelante sería caer en el absurdo.
En cuanto a la complejidad, de nuevo, no me refiero a lo difícil, ni a lo trabado, ni a lo matemático, ni a lo académico. No. Es una banda de sonidos complejos, en el sentido de profundidad, en el sentido de llegada, en el lograr, mediante una simpleza más que cruda, llegar hasta los más hondo del alma humana, generando las más diversas emociones, generando los más diversos ambientes.
Les propongo el ejercicio de tomar cualquie disco de la banda y escucharlo, sin distracciones, en un reproductor personal, un mp3, un discman, un walkman, con sus respectivos auriculares. Verán a qué me refiero. Entenderán a lo que apunto.

Pollen, de 1974, es el primer disco de la banda, con el cual, ya desde la primera melodía se manifiestan todas estas características distintivas de a las que arriba llamé la atención. Ya desde el comienzo del disco se palpa la promesa que la banda mantendrá en pleno cumplimiento a lo largo de toda su carrera. Es un disco misterioso. Desde la primera escucha, desde el primer minuto de música logra generar una suerte de misterio, de curiosidad, de deseo de seguir adelante sin importar que ocurra alrededor. Un diso que sabe mantener al oyente atento. Un disco para escuchar en momentos concretos, y en este sentido, un disco ritual: como ocurre con Dark Side Of The Moon y otras joyas de la música, son discos que no se ponen de fondo mientras uno charla con amigos, o mientras habla por teléfono, o mientras limpia el piso. Son discos que requieren ser escuchados, requieren de contextos afines. No digo que pongan velas y agua de rosas para escuchar un disco; me refiero más bien a que son discos que requieren de cierta atención, de cierta entrega, de cierta prioridad. Y no sólo lo requieren, sino que generan esa necesidad ritual.

Les propongo otro ejercicio: Pongan Pollen a sonar mientras hablan con algún amigo, por ejemplo. Luego me dicen si pudieron mantener la conversación. Digo, no sería raro que la atencíón les pida orientarse hacia la música, por lo que lo antes posible intentarán sentarse a escucharlo sin distracciones, haciendo algo que no pretenda captar su atención.

0 comentarios:

Related Posts with Thumbnails